miércoles, 19 de septiembre de 2012

Bienvenidos a los días donde mañana importa poco y ayer no importa nada

Una gente habla de todo, otros hablan de nada y al final del día casi todo se lo lleva el viento.

Eso significa que tardas mucho tiempo en darte cuenta de que todo importa lo que tú quieras que importe. Que realmente (en los tiempos que corren) todo vale para seguir avanzando y cualquier excusa es buena para olvidar. Mientras tanto aquí estoy yo... Intentando dejar una huella en la eternidad. 

Foto: Hilda Bencomo (Barcelona)

Decía mi querido Duff McKagan que escribir una columna o un blog es difícil por el hecho de que tienes que ser lo suficientemente fuerte mentalmente para aportar algo cada vez que te sientas a escribir. Pero yo diría que haciendo una revisión por encima de la web, eso tiene muchos matices...  Por mi parte, cada vez que me siento, lo que hago es simplemente dejar caer sobre el papel emociones reales. Es una manera de empezar y una nueva ruta hacia la luz.

No puedo dejar de pensar/escribir/rodar/musicar/soñar nuevas ideas mientras veo como los antiguos caminos se desvanecen... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario