martes, 28 de agosto de 2012

Lucha Mental

A veces es muy fácil perderse entre toda la basura y negatividad que hay en el ambiente.

Supongo que llega un momento en el que la cabeza se acostumbra a las situaciones hasta llegar a aceptar un nuevo dolor como algo que siempre estuvo ahí, algo que entra dentro de la normalidad. Poco a poco se va haciendo el callo y llega un momento en el que es como de la familia. Así es como una camiseta que era negra acaba siendo grisácea y nadie se da cuenta. Lo realmente difícil es romper y salir de las dinámicas, porque lo desconocido o el horizonte de nuevos sacrificios es más complicado de afrontar que el dolor del día a día. Los momentos buenos para las nuevas elecciones surgen cuando se toca fondo en determinados aspectos, o en todo lo que ilumina el camino vital. Ahí es cuando no queda más remedio que romper la dinámica y buscar un camino hacia arriba o hacia abajo.

A veces la luz y la oscuridad están muy cerca... vivir o morir?

Foto: Autoretrato (Dubrovnik)

No hay comentarios:

Publicar un comentario